Ante la inquietud de los estudiantes de nuestra escuela por manifestar sus ideas y peticiones, se generó un espacio en el que ellos pudieran expresar con respeto sus inquietudes, en un marco de respeto y resguardo.

Acompañados por la directora y otros integrantes de la comunidad educativa los estudiantes pintaron sus caras, tocaron cacerolas, mostraron pancartas y manifestaron sus demandas dirigidas a nuestros gobernantes.

Cabe destacar que la manifestación pacífica es un derecho consagrado por nuestra constitución y por convenios internacionales, en este contexto, enseñar a los estudiantes a manifestar sus ideas sin caer en la beligerancia resulta relevante en la construcción de una sociedad más justa e inclusiva.